lunes, 22 de marzo de 2010

LA PROSTITUCIÓN ES ECLAVITUD. SU ABOLICIÓN, REVOLUCIÓN.


La charla sobre prostitución organizada por la UJCE en el contexto del 8 de marzo analizó en profundidad por qué somos, junto al PCE, la única organización abolicionista del Estado. La actividad contó con el apoyo audiovisual del cortometraje “Miente”. Dirigido con maestría por la salmantina Isabel de Ocampo, “Miente” es un acercamiento realista y sin contemplaciones al tema de la prostitución. Una trabajadora social que trabaja en el ámbito de la lucha contra la prostitución, expuso sus argumentos, que abrieron el debate.
Para analizar el fenómeno de la prostitución con rigor, es necesario huir de posiciones que lo consideran un trabajo como otro cualquiera y que crean mitos sobre la voluntariedad de las personas que ejercen el mal llamado “oficio más antiguo del mundo”, establecidos en torno a un aspecto tan minoritario como la denominada “prostitución de lujo”.
Un dato explica este argumento de manera lapidaria: cerca del 90% de los casos de prostitución están directamente relacionados con la trata de personas con fines de explotación sexual, ejercida por mafias que engañan a mujeres prometiéndoles un empleo para después extorsionarlas mediante amenazas familiares y la contracción de una deuda en concepto de “gastos de viaje”. Cuando llegan a su destino, las mujeres son obligadas a ejercer la prostitución en clubes, pisos o en la calle, sometidas a un férreo control por parte de sus captores. Las mujeres que trabajan en clubes ni siquiera pueden salir y, en muchas ocasiones, no saben en que parte de España están.
En el 10% de los casos que se escapan de la trata, hay que analizar la situación de exclusión social que padecen las mujeres que se prostituyen (carencia total de recursos socio-económicos, situación de vulnerabilidad social, cargas familiares, desigualdad, etc)
La prostitución cuenta con una oferta mayoritariamente esclavista y con una demanda sustentada en el patriarcado, la dominación y sumisión del género femenino al masculino. Los demandantes de prostitución, tanto femenina como masculina, son eminentemente hombres. Además, los clientes justifican su actitud en construcciones sociales basadas en arquetipos del estilo “el hombre tiene unos instintos que tiene que saciar” y cuando son preguntados por el tema, recurren al mito de la voluntariedad para evitar planteamientos éticos.
Podemos considerar la prostitución como explotación de género, y también de clase. Las personas que se prostituyen lo hacen obligadas por la necesidad de subsistencia en un mundo capitalista. Un mundo que considera la sexualidad como una materia más que se puede comprar y vender, algo a lo que se le pude poner un precio.
Si revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado, el verdadero planteamiento revolucionario con respecto a la prostitución es la abolición. La regulación, promovida por países tan capitalistas como Holanda, equivale a asumir la lógica burguesa de lavar la conciencia en lugar de atajar los problemas sociales de raíz. El abolicionismo conlleva la toma de medidas en el corto y medio plazo, como la sanción económica a los clientes, la creación de alternativas para las mujeres prostituidas y acabar con la permisividad de clubes y pisos, y a largo plazo, la concienciación dela sociedad al respecto o la firma, por parte de los medios de comunicación, de un código ético que evite contenidos que reflejen una visión sesgada, irreal y, en ocasiones hasta glamurosa, de la prostitución.
Posteriormente celebramos una fiesta reivindicativa en el Badem Bar en la cual se exhibieron murales en los que aparecían diferentes anuncios sexistas en los que la mujer aparece como un simple objeto sexual, en los cuales se ofrece la imagen de mujer-ama de casa…, cosas que a diario vemos por los medios de comunicación y con lo que debemos acabar.
Una vez más seguimos reivindicando el papel importante de la mujer trabajadora en la sociedad actual y seguiremos luchando por la destrucción de todos los obstáculos que el patriarcado impone a la mujer y por la consecución de la plena igualdad con el hombre.
¡¡¡VIVA LA MUJER TRABAJADORA!!!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo en que la solución para acabar con la prostitución sea la abolición. Va a ser un mal existente,siempre.Al igual que nunca se va a acabar con el tráfico de armas ni con el narcotráfico. Pienso que la solución es regularizarlo y organizarlo como un empleo más, pues muchas personas ejercen la prostitución como única salida a su pobreza.

Anónimo dijo...

Pues si nunca se va acabar con nada mejor quedarnos en casita viendo la tele verdad?

Algunos tiramos palante porque creemos que hacemos lo justo. Que sea dificil acabar con ello no significa que nos debamos quedar de brazos cruzados.

Anónimo dijo...

Te quedarás de brazos cruzados tú,yo sólo soy realisata y si no preguntáselo a la o al joven estudiante de universidad de dónde saca el dinero para todos sus vicios... Además hay personas que eligen la prostitución como su forma de ganarse la vida, y no porque no les queda otra sino porque es su decisión.Elimina las mafias de contabando de mujeres, eso sí , pero a las personas que decidan dónde y cómo y con quién quieren trabajr, dale derechos como a un trabajador más.

Cliente X dijo...

Hola, he encontrado este blog buscando información sobre el corto de Isabel de Ocampo. Veréis, su película no trata sobre la prostitución sino sobre la TRATA DE PERSONAS CON FINES DE EXPLOTACIÓN SEXUAL. Lamentablemente soy consciente de que ésa es la impresión que da, pero si la preguntáis (miente08@yahoo.es) veréis que no es así.

Yo no comparto vuestra percepción sobre la prostitución, no la considero como algo negativo ni por lo tanto contra lo que haya que luchar. Pero entiendo vuestra postura, es legítima. Me gustaría que tuvieseis la oportunidad de contrastar el enfoque abolicionista que defiende (e impone) vuestra organización con uno regulacionista como el mío, basado en la experiencia personal y en el testimonio de las prostitutas (http://barriorojo-esl.blogspot.com/)

Muchas gracias por permitirme opinar en el blog.

Cliente X, aportando otro punto de vista

asturiano dijo...

"Un dato explica este argumento de manera lapidaria: cerca del 90% de los casos de prostitución están directamente relacionados con la trata de personas con fines de explotación sexual, ejercida por mafias que engañan a mujeres prometiéndoles un empleo para después extorsionarlas mediante amenazas familiares y la contracción de una deuda en concepto de “gastos de viaje”. Cuando llegan a su destino, las mujeres son obligadas a ejercer la prostitución en clubes, pisos o en la calle, sometidas a un férreo control por parte de sus captores. Las mujeres que trabajan en clubes ni siquiera pueden salir y, en muchas ocasiones, no saben en que parte de España están.
En el 10% de los casos que se escapan de la trata, hay que analizar la situación de exclusión social que padecen las mujeres que se prostituyen (carencia total de recursos socio-económicos, situación de vulnerabilidad social, cargas familiares, desigualdad, etc)."

-Este análisis que ustedes recogen, de la prostitución realizada por mujeres migrantes (la mayoritaria en porcentaje en nuestra sociedad) es esquivocado; ustedes confunden 'trata' con prostitución. El porcentaje de mujeres que son traficadas y obligadas a ejercer prostitución es muy pequeño (al menos en nuestro país), y de ninguna manera se acerca a esas cifras tan elevadas del 80 o del 90% que se están difundiendo.
Hace cien años la anarcofeminista Emma Goldmann denunciaba en uno de sus lúcidos escritos esta 'realidad inventada'
y difundida masivamente por los medios de comunicación social. Ahora parece que la historia se vuelve a repetir y que lxs españoles nos olvidamos muy pronto del pasado ¿Por qué no tenemos en cuenta lo que Goldman ya nos decía entonces?

http://marxists.org/espanol/goldman/1910/005.htm

Un saludo.

David dijo...

Las posturas en contra de la prostitución siempre tienen un eje común: el sexo solo puede ser realizado por "amor" de forma "altruista" con nobles sentimientos... de cualquier otra forma es "sucio", "esclavizante", "maltrato de género"... esas posturas me recuerdan al niño de 4 años que un día sorprende a sus padres haciendo el amor y él cree que su padre está "pegando" o "matando" a su madre... cuando lo único que le está pegando es un gustazo de muerte... basta ya de moralinas. Veamos las cosas de forma adulta. El dinero solo es un medio de relación e intercambio entre seres humanos. El sexo no es nada sucio ni vil. Sexo se puede tener por mera diversión como un juego entre adultos libres. Yo desde los 21 y ahora tengo 41 solo he realizado el amor con prostitutas. Mi exnovia era prostitutas y mis mejores amigas son prostitutas. Y ninguna jamás me llamaría "maltratador" ni "violador" por pagarles por tener sexo. Es más. Mis amigas prostitutas me consideran una excelente buena persona. ¿Sería eso posible si fuera cierto vuestro planteamiento? Por favor, seamos adultos.

DATO DE LA SEMANA

CONTRA LOS RECORTES Y EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA